Este sitio utiliza cookies. Al navegar por la web estás aceptando el uso de cookies.

Aceptar Más información

Entrada lateral y aumento de resistencia frontal en natación

11 de julio de 2019

Entrada lateral y aumento de resistencia frontal en natación

Entrada lateral y aumento de resistencia frontal en natación

Errores comunes en natación: entrada lateral

Usando un modelo técnico de referencia válido, la entrada de cada mano en crol debería realizarse delante de la proyección del hombro, visto en el plano frontal.
 
Sabemos que una entrada cruzada induce a pérdida de dirección, desalineamientos o batido de pies excesivamente amplio, entre otros.
 
¿Y una entrada excesivamente lateral?
 
En un entorno ideal, el área frontal del nadador no debería sobrepasar el contorno de hombros y resto de cabeza/tronco, visto desde la proyección de su eje longitudinal. La mano, por tanto, debería realizar su entrada dentro de esa área.
 
Si los brazos entran más “anchos” que ese contorno, aumentaremos el área de resistencia frontal. La magnitud de la resistencia frontal aumenta al cuadrado por cada unidad de aumento de velocidad de desplazamiento. Recordemos además que están haciendo un movimiento de entrada hacia delante…
 
A efectos cuantitativos, con este error se ha podido observar mediante estudios con velocímetro (encoder atado al nadador mediante cinturón), cómo la velocidad intraciclo cae en esa fase de entrada de brazos. No olvidemos además que esta fase coincide con tirón/empuje del brazo contrario (dependiendo de su velocidad e índice de coordinación de brazos), y es la fase de mayor velocidad de nado.

Comparando cualitativamente entradas de nadadores:

Entrada de la mano en natación (crol)
 
En la infografía podemos ver representada sombreada en verde el área de resistencia frontal “ideal” de cada uno de los nadadores (contorno de cabeza/tronco). En rojo, el área de resistencia frontal “aumentada” debido a errores en el gesto técnico. Los errores más comunes en este plano, referentes a hidrodinámica, son: 
  • Entrada excesivamente lateral (la protagonista de nuestro post)
  • Patada excesivamente amplia, que sobrepasa el contorno/profundidad del tronco del nadador
  • Oscilaciones laterales de cadera (muy probablemente relacionadas con errores en la entrada/agarre)
  • Falta de rolido
  • Cadera/piernas hundidas (se ven en ambos planos…)

 

Sin necesidad de recurrir a cálculos matemáticos complejos, se puede ver claramente cómo el nadador de la izquierda aumenta enormemente su área de resistencia frontal al entrar tan de lado. En cambio, el nadador de la derecha introduce su mano delante de la proyección frontal de su hombro, sin aumento de dicha área.

A modo de resumen, y planteando una propuesta práctica:

¿Qué podemos plantear como entrenadores para que nuestros deportistas mejoren su trayectoria de entrada? Algunos “cues“, basados en focos externos:

  1. “Intenta nadar dentro de una tubería muy estrecha”
  2. “Intenta coger una cuerda delante de tu hombro, cada vez que lleves la mano adelante”

¡Comparte este artículo en las redes sociales!

Estimad@ lector, esperamos que este artículo te haya resultado útil. Si piensas que puede ayudar a otros te invitamos a compartirlo a través de cualquiera de estas opciones.

¡Recibe nuevos artículos en tu email!

Si te ha gustado este artículo puedes suscribirte y recibir en tu correo todas las novedades de nuestro blog


Acepto el Aviso Legal
¡Suscríbeme!

Deja un comentario